Patrocinado por AbbVie

¿Por qué y cómo prevenirlas?

Al tratarse de afecciones corrientes entre los bebés es fundamental su prevención, incorporando conductas cotidianas de fácil implementación, de manera de reducir al mínimo la posibilidad de contagio.

Cuando aparecen los primeros días fríos crecen los riesgos de contagiarse alguna enfermedad respiratoria. Para que el frío no le juegue una mala pasada a tu bebé podés tener en cuenta algunos consejos para cuidar su salud.

Cinco consejos para prevenir las infecciones respiratorias

Dale la teta a tu bebé. La leche materna es, sin duda, el mejor alimento para tu hijo crezca sano y fuerte. En los primeros seis meses de vida es el alimento más completo para tu hijo. La Organización Mundial de la Salud recomienda que el bebé siga tomando leche materna hasta los dos años. Cuando esto no es posible o la leche es insuficiente, consultá a tu pediatra para que te aconseje sobre la mejor alimentación para tu hijo.

Si algún integrante de la familia está con tos o resfrío debe pasar el menor tiempo posible con el bebé. Y cuando esté con él, es buena idea que use barbijo y se cubra la boca y la nariz al toser o estornudar. Usar  pañuelos descartables y después tirarlos a la basura puede ser de gran ayuda. 

Además, acordate de higienizar bien chupetes, tetinas, juguetes y todo aquello que estuvo en contacto con la persona enferma antes de dárselos al bebé. 

Es importante entender que estos virus no dejan inmunidad permanente, por lo que el hecho de que un bebé o sus papás hayan tenido la enfermedad no significa que no puedan volver a contagiarse.

Si la mamá se enferma, hay que extremar los cuidados, usar barbijo al amamantar y lavarse muy bien las manos pero que no deje de amamantar a su bebé, salvo indicación del pediatra.

Lavarte  las manos cada vez que vas a estar en contacto con el bebé es una acción sencilla con muchos beneficios. Hacés muchas cosas con tus manos: lo vestís, lo cambiás, lo mimás, lo alimentás; por eso es imprescindible que las tengas siempre bien limpias.

Lavate las manos por 20 segundos en agua caliente y jabonosa (los niños pueden usar agua tibia). Refregá  las manos, muñecas, uñas y entre los dedos. 

Lavate las manos después de utilizar el baño, cambiar pañales y siempre que hayas tocado algo que pueda estar contaminado. Enjuagá y secá las manos con una toalla limpia.

Es fundamental ventilar los ambientes, por lo menos una vez al día, para que en tu casa no esté el aire viciado. 

Hay que evitar el uso de pinturas, desodorantes ambientales, insecticidas y productos de limpieza cuando no puede lograrse una buena ventilación.

El humo y el aire contaminado ayudan a las infecciones, por eso evitá fumar cerca de tu hijo y en tu casa. Tratar de evitar el uso de calefacción a leña o por braseros.

Más Consejos

• NUNCA pero NUNCA le des medicamentos por tu cuenta o aceptes consejos de vecinos, familiares o amigos sin antes preguntarle al pediatra.

• Consulta al pediatra. Además de todas la acciones de prevención que realices, es fundamental la visita periódica al pediatra y la confianza que deposites en él. Escuchalo y no temas preguntarle todo lo que se te ocurra: acordate que la información es la mejor prevención.

• Control de crecimiento. Podés llevar un gráfico donde completar la talla y el peso de tu bebé. Eso te va a permitir tener una voz de alerta ante cualquier retraso en su desarrollo normal.

• No provocar cambios bruscos de temperatura ni fuertes corrientes de aire. No calefacciones de más la casa, es preferible que no haya tanta diferencia con la temperatura exterior.

• No abrigar de más al bebé. Que pueda mover su cuerpo libremente y no transpire.

• Tener el calendario de vacunación al día.

Descargas

Toda la gráfica de la Campaña de Prevención de las IRA disponible para descarga.

Las infecciones respiratorias en los medios

Artículos sobre infecciones respiratorias en medios nacionales e internacionales.

Links de interés

Enlaces a sitios de interés sobre infecciones respiratorias agudas y virus sincicial respiratorio.