La Opinión de los Especialistas

“El seguimiento intensivo del niño en los primeros años permite diagnosticar y actuar tempranamente aumentando las posibilidades de recuperación”.

POR PATRICIA FERNANDEZ, MEDICA NEONATÓLOGA DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS Y HOSPITAL BRITÁNICO. INTEGRANTE DEL CONSULTORIO DE SEGUIMIENTO DE BEBÉS DE ALTO RIESGO DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS.

Los niños considerados como de alto riesgo son los que por diferentes razones permanecieron internados desde su nacimiento en neonatología. La mayoría de ellos son prematuros y pasan un período prolongado en UCIN (unidad de cuidados intensivos neonatales), con los riesgos que eso conlleva: requerimientos de respirador, antibióticos, catéteres, etc. Cuando se trata de prematuros extremos los riesgos de displasia bronco-pulmonar y de dependencia prolongada al oxígeno aumentan. La meta es que crezcan sanos y sin intercurrencias, sobre todo respiratorias.

Es fundamental que estos bebés no se infecten, y se insiste mucho con eso por las secuelas que pueden quedar en el aparato respiratorio.
Previo al alta ya se tienen entrevistas con los padres  para concientizarlos con respecto a la importancia de que asistan al consultorio, aunque muchas veces viven muy lejos y por eso les recomendamos que estén en contacto con su pediatra de cabecera y que nos vean a nosotros según sean citados. Muchas veces también sucede que pasamos a convertirnos directamente en los pediatras de cabecera.

Tratamos que estos padres realicen el curso de RCP (reanimación cardiopulmonar) cercano al alta y los instruimos sobre las causas de alarma por lo cual deben consultar al hospital, así como también charlamos sobre la prevención de infecciones, en especial las respiratorias. Así, suelen ser los papás los primeros en ver diferentes a sus hijos y traerlos a la consulta. En las conversaciones previas al alta se jerarquizan las pautas de prevención de infecciones, en especial en las estaciones de mayor incidencia de los virus respiratorios (otoño e invierno) como así también el medio social de estos niños. Los bebés que tienen hermanos que van al colegio, viven hacinados, utilizan en la casa braseros para calentarse o son fumadores pasivos están más expuestos. Les explicamos por qué es necesario evitar esas situaciones, cuál es el daño y las consecuencias que le pueden traer al pulmón del bebé. Se habla mucho de  evitar llevarlos a lugares cerrados con mucha gente como centros comerciales o supermercados, como así también lavarse bien las manos antes de tocarlos o usar barbijo si están resfriados.

Con todas estas medidas se van disminuyendo los riesgos de infecciones respiratorias, aunque es muy difícil lograr una prevención absoluta. Por otro lado, hay determinados pacientes con características especiales que tienen indicación de recibir medicación preventiva, como son los anticuerpos monoclonales. Es generalmente el médico de seguimiento quien evalúa cada caso en particular En la prevención es muy importante también el rol de las enfermeras, porque son las que están en contacto directo con los chicos y con los padres. Hay lugares en los que se hacen talleres de prevención de infecciones respiratorias con muy buenos resultados.

El seguimiento intensivo del niño en los primeros años permite diagnosticar y actuar tempranamente aumentando las posibilidades de recuperación.

Descargas

Toda la gráfica de la Campaña de Prevención de las IRA disponible para descarga.

Las infecciones respiratorias en los medios

Artículos sobre infecciones respiratorias en medios nacionales e internacionales.

Links de interés

Enlaces a sitios de interés sobre infecciones respiratorias agudas y virus sincicial respiratorio.