La Opinión de los Especialistas

“Los bebés que nacieron prematuros, los que tienen enfermedades cardíacas o los que recibieron oxígeno por mucho tiempo, deben ser cuidados con mayor atención”.

POR PATRICIA BUFFONI, LIC. EN ENFERMERÍA, DICTA TALLERES A ENFERMERAS EN HOSPITALES PÚBLICOS.

Cuando llega el invierno estamos acostumbrados a que los bebés se enfermen, se cree que esto es algo común de la temporada. Lo cierto es que los niños pueden pasar el invierno sanos, para esto es necesario que todos dediquemos nuestros esfuerzos en la misma dirección, prevenir la infección respiratoria baja.

Los integrantes del equipo de salud, debemos acompañar a los padres en el cuidado de sus niños y la manera adecuada es brindándoles conocimientos para que  ellos se sientan seguros. Las enfermeras tenemos experiencia en esto, compartir la responsabilidad del cuidado de la salud y tomarlo de acuerdo a lo que verdaderamente significa, para el niño y para sus padres.

Que los papás conozcan a su hijo, conozcan su forma normal de respirar, la coloración de su piel, estén atentos a la actividad diaria, si cambia de actitud o de comportamiento, cómo es su ritmo de descanso y de alimentación ya que es posible que cuando estos parámetros cambien, algo esté sucediendo con su salud.

Los niños pequeños ingresan el aire que respiran por la nariz, por esto es posible que una pequeña cantidad de moco sea suficiente para dificultar su alimentación o su descanso, esto puede ser el inicio de una infección respiratoria, suelen escucharse distintos ruidos cuando respiran con dificultad.

Cuanto más pequeños son los niños, mayores daños ocasionan los virus que atacan su sistema respiratorio, sobre todo el virus sincicial  que es el causante, con más frecuencia de  bronquiolitis. Los bebés que nacieron prematuros, los que tienen enfermedades cardíacas o los que recibieron oxígeno por mucho tiempo, deben ser cuidados con mayor atención porque si este virus los afecta puede causar serios daños a su salud.

Es importante: 
- Lavarse las manos  antes y después de asistir al bebe, disminuye el contagio porque los virus están presentes en las secreciones nasales y viven durante un tiempo prolongado en los juguetes, pañuelos de tela y otras superficies.
- Limitar las visitas, sobre todo la de otros niños o familiares que estén resfriados o con gripe.
- Consultar al médico en forma rápida porque de ello depende el tratamiento y la mejoría del niño.

Lo ideal es que el niño mantenga sus controles aunque esté saludable, si ocurren algunos de las situaciones ya mencionadas, deben consultar rápido. En algunos casos se puede sostener el tratamiento sin internación, esto es favorable para la familia porque no se alejan de su hogar y están a salvo de otros microorganismos que se encuentran en los hospitales. Es imprescindible que los padres comprendan la importancia de seguir con las indicaciones médicas sin automedicar a sus hijos y traerlos nuevamente al control.

Cuando la dificultad respiratoria impide el ingreso o salida de aire a los pulmones, la internación es inevitable. Se administra oxígeno de varias maneras, lo que ocurre es que si bien se puede controlar  como evoluciona la necesidad de oxígeno por medios no invasivos, como la colocación de un saturómetro, otras veces son necesarios procedimientos como sacar sangre que dañan una de las barreas de defensas más  importantes como la piel y esto pueden ser la puerta de entrada de  microorganismos.

Por eso es muy importante que los padres puedan cuidar a sus hijos junto al equipo de salud, evitando la internación durante el invierno.

Descargas

Toda la gráfica de la Campaña de Prevención de las IRA disponible para descarga.

Las infecciones respiratorias en los medios

Artículos sobre infecciones respiratorias en medios nacionales e internacionales.

Links de interés

Enlaces a sitios de interés sobre infecciones respiratorias agudas y virus sincicial respiratorio.